Ir directamente al contenido

Praderas de posidonia

Praderas de posidonia: Foto 4
Praderas de posidonia
  • Praderas de posidonia: Foto 1
  • Praderas de posidonia: Foto 2
  • Praderas de posidonia: Foto 3
  • Praderas de posidonia: Foto 4

La "Posidonia oceanica" es una planta endémica del Mediterráneo con raíces, tallo, hojas y frutos que vive bajo el agua entre la superficie y una profundidad máxima de unos cuarenta metros.

La planta forma las praderas de posidonia, llamadas también algueros aunque no estén formadas por algas, que son el ecosistema más importante del Mediterráneo, equivalente al de los bosques dentro de los ecosistemas terrestres.

Se considera que en las Illes Balears i Pitiüses existen unos 750 km2 de extensión de praderas de posidonia situadas sobre fondos arenosos y excepcionalmente sobre fondos rocosos, que aportan grandes cantidades de oxígeno y materia orgánica, contribuyendo, por otro lado, al equilibrio de los sedimentos al formar arrecifes-barrera que mantienen la estabilidad del litoral y protegen las playas de la erosión. Las praderas de posidonia también son una gran fuente de biodiversidad al ser el hábitat de numerosas especies vegetales y animales, algunas de ellas en peligro de extinción. La "Posidonia oceanica" tiene un ciclo de crecimiento anual y las hojas muertas, a veces en forma de bola, se depositan en las playas protegiéndolas de la erosión que provocan las olas.

Los algueros del archipiélago balear se encuentran diseminados por muchos lugares. Las principales concentraciones se encuentran en Ses Salines d'Eivissa i Formentera, sur de Formentera, Sant Antoni de Portmany en Eivissa, sur de Menorca, las bahías de Alcúdia, Palma y Pollença en la isla de Mallorca, y Cabrera. Aunque la comunidad científica ha reconocido su importancia para el mantenimiento de la calidad de las aguas litorales y para la formación y conservación de playas, los algueros se encuentran amenazados, entre otras causas, por los vertidos incontrolados que contaminan el agua, la construcción de puertos, muelles y diques que originan cambios en las corrientes marinas, la regeneración de las playas con extracciones de arena del fondo del mar, la pesca ilegal de arrastre, el fondeo no regulado de embarcaciones y la introducción de especies exóticas como la Caulerpa taxifolia.

Por último, destacar que en 1993 la Unesco declaró la isla de Menorca Reserva de Biosfera por el importante patrimonio arqueológico y natural que conserva, entre el que se encuentran importantes algueros. Por otro lado, las praderas de posidonia del Parque Natural de ses Salines situadas en el sur de Eivissa y norte de Formentera, junto con otros lugares monumentales de la isla de Eivissa, como son el recinto fortificado de Dalt Vila, la necrópolis del Puig des Molins y el poblado fenicio de sa Caleta, fueron declaradas en 1999 Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

 
Última actualitzación: 18/07/2004

© 1996-2017 BalearWeb / Ibiza - Publicidad - Contactar - Nota legal - Accesibilidad